La Hoguera de la Libertad

La noche del 16 de febrero, a las 20 en punto, todavía en la oscuridad densa, las montañas de los Valles Chisone y Germanasca parecen incendiarse; fuegos y hogueras rompen la noche y la puntean.
Con luz temblorosa porque está viva. Desde más cerca se siente el ruido de las hogueras, de otros a veces el viento lleva el humo y el perfume, disminuido, apenas se entiende.
Son los Valdeses, que recuerdan cuando, hace tantos años, un 17 de Febrero, fue reconocida la libertad, de vivir, en primer lugar, y después de profesar su religión. Un momento de fiesta.
Hoy no existen más realezas a conceder libertad. La tenemos toda, lo dicen las modernas monarquías de dinastía arapienta sin corona pero grande reino.
Que bello, pero, venír todavía otro día para encender una nueva grande Hogera de la Libertad.
Verdadera.

guarda la galleria 1

guarda la galleria 2