Es una estación colorida la primavera…

Fiori di ciliegio

Fiori di ciliegio

Es una estación colorida la primavera, y entre todos los colores quien gana es el verde, presente en todas partes, y después el blanco, para capturar la mirada, sólo fijarlo en el punto donde existe un cerezo florido, o quizás, cualquier días más tarde, un peral silvestre, o un manzano.
O, todavía, están las manchas extendidas de las flores de ciruelos para capturarte los ojos, y su perfume singular para robarte si pasas ahí cerca.
Todo acompañado del canto de la curruca capirotada, que ya no tiene frenos, o del “fringuello” que se desgarra en el decir a todos que están a punto de llegar los “fringuellos”. Y de las abejas a vueltas persiguen el cielo en el zumbido de su oficina.
Oficina de la miel
Blanco primavera, se puede decir, pero es mucho más.