La Esfinge de San Germano

Sfinge della vite

Sfinge della vite

Esfinge. Nombre exótico para evocar las pirámides, los faraones y las deidades solares. Cleopatra. Para convocar a los primeros estudios en las escuelas de primaria, con entusiasmo y el horizonte abierto ante mis ojos. Pero la esfinge es también una mariposa, es más, varias mariposas, nocturnas, por supuesto, por similitud con el aura de misterio que es una necesidad para cualquier persona que habla de esfinges, es decir, de Egipto
Esfinge es el primer nombre de muchas polillas nocturnas; el segundo es igual a la de una planta, una de cuyas hojas alimentan a las orugas. Esfinge de la enredadera, de la euphorbia, del pero del y otros cientos. Imposible e inútil enumerarlas todas. Son muchas, son grandes y a menudo coloridas. ¿Pero qué hacen los colores si vuelan por la noche? Es un misterio, como la esfinge, en efecto.
Una de las imágenes – de D. Avondet – es la esfinge del tornillo. ¿Y dónde se encuentran en Val Chisone, los tornillos? En Pomaretto, porque en otros lugares, en un tiempo numerosos, no existen más.
Una de las fotos, pero, ha sido capturada por sorpresa en San Germano Chisone, donde los tornillos son de verdad pocos: alguno tropieza, por el canalón y todo termina ahí.
Sin embargo dicen los expertos que, en ausencia de tornillos, las orugas se contentan con un poco de epilòbio y otras plantas. Por suerte, sino adiós esfinges.
Sería una lástima, como es una pena perder lo que es hermoso y curioso, e incluso misterioso, porque induce a pensar. Y buscar.

San Germano Chisone

San Germano Chisone

guarda la galleria